INICIO » Lésbicos

(12) Reflexiones sin bragas


  • 5
  • 40.440
  • 9,38 (8 Val.)
  • 0

4

Fue un despertar dulce y suave. Normalmente el despertador la sacaba de sus sueños de forma abrupta, pero esta mañana no llegó a sonar. Por eso Ingrid Jiménez se extrañó al tomar conciencia de los sentidos. Enseguida se percató que tenía compañía en su cama. Se giró hacia atrás y vio a Ana desnudita y mirándola con una sonrisita de pillina.

-Ana, ¿qué coño haces en mi cama?

-Esperando a que te despiertes.

-¿Para qué?

-Para follarte.

-Tú alucinas. Creí que te lo dejé todo muy clarito.

-Pienso pagarte.

-¿Ah, sí? ¿Me consideras una ramera?

-Todas somos rameras en potencia. Nos ponen por delante unos billetes y hacemos lo que haga falta. El dinero manda.

-Vale. ¿Y cuánto dinero estás dispuesta a pagarme?

-Lo tienes en tu mesita.

Ingrid, intrigada, lo comprobó.

-Joder…

-Exacto –rió Ana.

-¿Cuánto hay aquí? Es una pasada.

-Mil quinientos euros. Ya puedes matricularte.

-Me tomas el pelo. ¿En serio?

-Cuéntalo si quieres.

-Pero, ¿cómo lo has hecho? ¿De dónde has sacado tanta pasta?

-Lo he conseguido con el sudor de mi frente, bueno, mejor dicho, con el sudor de mi coño.

-No me lo creo. ¿Este dinero es para mí?

-Solo para ti.

-¡Wow! No sé qué decir.

-No quiero que digas nada. Solo abrirte de piernas y follar. Me lo he ganado, ¿no?

-Joder, ¿qué hora es?

-Olvídate del tiempo. Ya son las once de la mañana.

-¿Qué? ¡Serás zorra! Me has apagado el despertador.

-Así es. Deseo que te tomes esta mañana libre.

-Y una mierda. Tengo clases hasta las dos.

-Ingrid, tu vida es demasiado estresante. Disfruta solo por un día y envía a la mierda todo lo demás.

-No puedo. Si falto me juego un negativo en la nota final.

-Tú tranquila y a follar –la besó Ana con pasión.

-Estás como un cencerro.

-Lo sé.

-¡Hija de puta! ¿Me has quitado las bragas y el top?

-Claro que sí. Follar desnuda es lo mejor.

-Joder, Ana, no puedes hacer lo que te plazca siempre.

-¿Por qué no? Claro que puedo –empezó Ana con sus besos por el cuello y los hombros.

-Vale, un polvo y te vas.

-Por mil quinientos euros me merezco cinco o seis polvos.

-Uno y te largas.

-¿No se puede negociar?

-No, aquí manda mi coño.

-Ya veremos.

-Ya veremos no. Te agradezco el dinero para la matrícula, pero…

-Ssssssh, hablas demasiado. Bésame y calla de una puta vez.

Ambas se enzarzaron en un beso largo y apasionado. La mano derecha de Ana fue bajando hasta alcanzar la entrepierna de Ingrid.

-Mmmmmm… -gimió ella al sentir los dedos en su clítoris. De forma espontánea, abrió los muslos como los pétalos de una flor mientras los besos continuaban.

Ana procedió a la masturbación girando los dedos en círculo.

-Ahhhh, coño…

-¿Lo ves? Eres una ramera –sonreía Ana victoriosamente.

-Otra vez logras lo que quieres, ¿no?

-Como siempre.

Ana le pegó una palmadita clitoridiana y Ingrid estiró su hermoso cuerpo como una goma elástica y con grito incluido. Luego vino un golpeteo que electrizó a Ingrid hasta límites insondables.

Ana disfrutaba mirando su cara gozosa.

Un tercer golpe encorvó la espalda de Ingrid y su cabeza se hundió en la almohada.

-¿Deseas correrte? –preguntó Ana con evidente respuesta.

-Sí… por favor… lo necesito… dale ahí…

-¿Preparada?

-Sí –se agarró Ingrid a su cuello con amor.

-Ahí va. A la de tres. Uno… dos… ¡A correrse! –Y Ana la propinó un bofetón en todo el clítoris. Ingrid no pudo aguantar más y lo petó de forma convulsa. Su grito fue largo y sonado. Ana se limitaba a sonreír y mover los dedos para un mejor orgasmo. Así durante un minuto, hasta que Ingrid se fue relajando en la cama como una niñita adormilada.

-¿Te ha gustado? –no borró Ana su sonrisa en ningún momento.

-Me he corrido enterita buffff…

-Creo que has manchado las sábanas.

-Oh, mierda…

-Tranquila. No es sangre, es flujo.

-Estaba cachonda como nunca. Sacas de mí la puta que llevo dentro.

-Y muy puta por lo que veo.

Ambas rieron entrelazadas cuerpo con cuerpo.

-Te corres de maravilla, Ingrid.

-¿Tú crees?

-Soy una experta en el tema y tienes mucho potencial como zorra.

-Es que vengo de una familia muy conservadora, y ya sabes. Debo llegar virgen al altar.

-¿Tú quieres eso?

-No, que va.

-¿Y qué quieres entonces?

-Follarte ahora mismo.

-Eso me gusta más.

Volvieron los besos ardientes.

Ingrid volvió a erectar y sintió un gusto terrible al encajar Ana vulva con vulva en unas tijeras lésbicas. Ambas se empezaron a frotar moviendo cada una sus caderas. No tardaron en llegar los gemidos hondos y el placer mutuo.

-¿Quién te folla a ti? –gimoteaba Ana en la pregunta.

-Tú –se moría Ingrid de gusto.

-¿Y quién te corre a ti?

-Tú, solo tú…

-¿Y quién es la más puta?

-Yo, yo, soy yo…

Ana rió. La estaba pervirtiendo y ahora solo necesitaba un buen orgasmo, y ya era suya. De su propiedad.

Ana intensificó el roce y los gritos de Ingrid fueron en aumento.

Ingrid tenía un pie de Ana en su cara y chupó sus dedos llevada por una excitación sin par.

Llegó el momento. Ana apoyó una mano en el colchón, alzó el culito un tanto y de esta forma alcanzó el orgasmo. Cinco segundos después vino el de Ingrid. Ambas quedaron tumbadas exhaustas y pegadas por la vulva.

-Hija de puta… me tienes loquita… -jadeaba Ingrid sudorosa.

-Cinco minutos de descanso y seguimos –se deslió Ana de las piernas de Ingrid y se bajó de la cama.

-¿Adónde vas?

-A echar un zurullo. Tanto sexo me suelta el estómago –se fue tirando pedos camino de baño.

-Eres una guarra.

-Pues aún no has visto nada.

-Me encantas, Ana.

-Lo sé. Es lo que me dicen todas cuando me las follo.

-Es que follas de lujo. Creía que iba a desfallecer de placer.

Y más pedos fue soltando Ana.

-Tus pedos suenan muy lindos –rió Ingrid.

-Tú mantén el coño caliente que no tardo.

-Vale, amor.

-Coño, que me cago –corrió ya Ana al baño.

Ingrid se desternilló de la risa para luego mirar al techo y reflexionar. Sí, era una puta y se había enamorado como una tonta de Ana. Y lo mejor de todo es que se sentía muy bien.

-¡De puta madre!

... FINAL

(9,38)

Online porn video at mobile phone


historias de triosrelatos eroticos padre hijarelatos eroticos primera vez gayhistorias de mujeres calientesmisrelatoseroticosincstorelatos xrelato eroticorelatos de incesto en mexicohistorias de fantasias sexualeshistorias heroticasrelatos eroticos mi primera vezrelatos eroticos mi esposarelatos de sexo infidelidadsexo gartisrelatos eroticoarelatos eroticos contados por mujeresicestosrelatos de travestisrelatos.pornorelatos eroticos caserosrelatos eroticos dinerocuentorelatos.comrelatos eroticos pornorelatos ercuentos eroticos cortosrelatos de sexo con madurosrelatos eroticos profesormaduras 60relatos erotrelatos eroticos wattpadrelatos eroticos culorelatos bisexualessexo con madurasrelatos erotcoshistorias de madurasrelatos eriticosrelatos sobrinarelatos eroticos habladosincesterrelatos de insestosrelatos eroticos incestorelatos de sexo incestorelatos eroticos para hombrestodoreatosrelayos eroticosrelatos sexorelatos sexo analcuento relatosrelatos de relaciones sexualessexo erotico pornorelatos eroticos xyzporno en mexrelatos eroticos orgia familiarrelatos erotixosrelatos xxx eroticosrelatos gay filialhistorias calientesrelatos eroticossexo gay relatosrelatos eroticos de masajesrelatos eroticos con mamarelatos eroticos todorelatos de dominacionporno erotico gratisrelatos gay jovenesrelatos de incetorelatos porno eroticosrelatos eroticos mi cunadaporno uruguayorelatos eroticos eliterelatos de.incestomujer madura seduce a jovenrelatos eroticos putitarelatos eroticos milfrelatos eroticos hotporno filialmaduras sexorelatos gay recientes