INICIO » Voyerismo

Giovanna Toti


  • 15
  • 5.766
  • 10,00 (3 Val.)
  • 0

El destino me había puesto en un lugar envidiable para muchos, mi profesión de fotógrafo me había llevado a meterme en el mundo de los famosos, de la farándula.

A base de trabajo y esfuerzo me hice un nombre, un nombre de peso en el ambiente donde permanentemente me codeaba con famosos y famosas.

En general, había una regla que aplicaba a casi todos… los hombres en esos círculos de teatro, bailarines y coreógrafos, eran todos putos, a los que debías hacerles ‘un favor’ si querías progresar, y donde las mujeres eran todas putas que lo primero que miraban eran lo abultado de una billetera, ellas solo se ‘enamoraban’ de deportistas, en especial futbolistas, o empresarios, o políticos… no mucho más, solo buscaban ‘invertir’ su concha en sitios donde se aseguraran un bienestar económico a futuro.

Como dije, yo solo me rozaba con ese ambiente, pero no pertenecía a él, solo estaba en ese círculo por la calidad de mis trabajos, porque jamás me hubiera acostado con un hombre, y las mujeres, si bien tuve la suerte de tener sexo con algunas, solo era algo pasajero, los pesos en mis bolsillos no alcanzaban para pretender nada con ellas.

De todas maneras, sabía que era disfrutar el momento, esas mujeres, no eran mujeres para formar una familia, era solo un poco de sexo y ya…

Pero, siempre hay una excepción a la regla, y en algún momento alguien se cruzó en mi vida, alguien que me quitó el sueño, alguien que me hizo llegar al límite de la locura…

Paolo Schujman, es un conocido y adinerado coreógrafo para el cual había trabajado varias veces en sus obras de teatro, en especial en las temporadas de verano, nacido en Italia, de madre italiana y padre hebreo, un tipo súper famoso y súper adinerado, hablar de él es hablar del top de top.

Paolo es gay, de esos súper amanerados, con sus dedos llenos de anillos, esos que quiebran la muñeca para gesticular y un timbre de voz casi histérico, pero debo decir que conmigo su trato fue siempre súper profesional.

El me llamó ese verano, para un trabajo nuevo, se trataba de su hermana menor, quien se iniciaba en la carrera de vedette, yo la había visto algunas veces, pero solo por casualidad, quería que sea su fotógrafo personal y le diera un impulso a su carrera.

La primera vez que me crucé con ella frente a frente fue en un estudio fotográfico solo para practicar algunas tomas, honestamente, me sentí intimidado…

En ese estudio había unas diez personas, Giovanna se presentó ante todos con una larga bata blanca que casi llegaba a sus tobillos, estaba suelta al frente, por donde se podía ver una tanga roja y por donde dejaba evidencia que no tenía sostén, me saludó con un beso en la mejilla, y cruzamos algunas palabras, estaba sobre altos tacos lo que la ponía a mi altura, se me hizo perfecta a los ojos.

Con total desparpajo y con nada de pudor dejó caer la bata dejando desnudos sus pechos siliconados y un trasero de ensueño, posó con total naturalidad, como una diosa, a pesar de sus dulces veinte años, yo estaba acostumbrado a estas cosas, sin embargo ella me arrancó una desesperante erección…

Nos conocimos un poco, cosas del trabajo, ella había llegado a Argentina con solo dos años, así que nada sabía de su Italia natal.

Buscó diferenciarse de su hermano mayor, no quería hacerse famosa por ser la hermana de Paolo Schujman, además, con buen tino, adivinó que aún hay muchas personas homofóbicas, y también, por si fuera poco, aún hay muchas personas antisemitas…

Y para ella ser judía era tan relevante como para mi ser cristiano, así que para empezar su vida en el ambiente decidió usar el apellido materno, así fue que nació Giovanna Toti, nombre acertado, por cierto, con un exquisito glamour italiano.

Y que contarles de ella, creo que tenía un ego demasiado grande por su belleza sin igual, necesitaba permanentemente ser centro de atención y de miradas, posar desnuda ante el lente de mi cámara era para ella lo más natural, se sentía como pez en el agua y pronto fue tapa de revista.

Nos enredamos, no sé cómo sucedió, pero terminamos entre las sábanas, ella era una criatura divina, un demonio en la cama, cogía como pocas y no tenía objeciones en hacer nada, le gustaba probar todo y se aburría con la rutina.

Y saben que me enloquecía de ella? la forma en que gritaba, diablos, nunca entendí sus gemidos tan pronunciados que podían oírse en todos lados, nunca supe si realmente era placer sexual o era una herramienta más para hacer notar su presencia, para que todos supieran que Giovanna estaba cogiendo.

No se imaginan lo vergonzante que fue para mí recibir reclamos por sus gritos, muchas veces despertaba a personas que solo querían descansar a altas horas de la madrugada… y era yo quien tenía que dar explicaciones…

Y saben que me disgustaba de ella? que cuando le preguntaba porque estaba conmigo solo decía ‘porque tienes una verga hermosa y me coges súper rico’, y si bien en un principio esas palabras sonaban a las que todo hombre quisiera escuchar de labios de una mujer, con el tiempo me empezó a sonar a poco, a desabrido, ella solo veía eso en mí, y yo tontamente sabía que me estaba enamorando de ella, en un amor casi imposible…

Ella tenía veintitrés cuando tomé las fotos que les dejo adjuntas, fue durante la campaña de una prestigiosa marca de lencería que ya la había contratado como su modelo exclusiva, nos habíamos trasladado a la provincia de San Juan, la idea era hacer toda la publicidad de fotos y filmaciones al pie de las montañas, y que su hermosura contrastara contra los cerros.

Tuvimos todo pago, nuestras relaciones eran clandestinas, todos lo sabían, pero ella no quería que se hiciera oficial, ya imaginan el motivo, los pesos es mis bolsillos no eran suficientes…

Cuartos separados en uno de los mejores hoteles, un apart con varios complejos, en varias edificaciones al mejor nivel.

Mi habitación tenía todos los lujos soñados, mi cama era enorme, más de lo que puedan imaginar.

Una particularidad, al ver por la ventana, mi vista daba a otras habitaciones en un módulo paralelo, separadas por un patio de apenas un par de metros, situación que me incomodaba un poco, puesto que me quitaba privacidad, dado que, si yo podía ver todo, era evidente que desde el otro cuarto tuvieran las misma percepción que yo.

Este detalle no pasó desapercibido por Giovanna, que, al contrario de mis sensaciones, ella con esa necesidad de sentirse observada se mostró muy encendida con la situación.

Los dos primeros días transcurrieron con normalidad, no había mucha gente en el complejo, improvisamos unas tomas al pie de la montaña, algo de sexo, rutina…

Pero al tercer día algo cambiaría, llegó un contingente de adolescentes en un viaje de egresados, dieciocho años tal vez, y el cuarto de enfrente que estaba vacío fue ocupado por tres chicos, tres muchachitos con lo que pronto nos vimos cara a cara a través de las ventanas, yo supe de inmediato que esto sería un problema cuando Giovanna lo descubriera, y no me equivoqué…

Ella moría por tener público, y esos jóvenes afortunados serían su público, y yo? Yo sería su partener, otra cosa no podía aspirar a ser en su vida…

Pleno atardecer, terminábamos la campaña de lencería erótica, hacía calor, demasiado calor, sorprendí a Giovanna bebiendo agua de una botella plástica, se veía tan bonita, no pude evitar tomarle una foto, que comparto con ustedes, ella se rio, fuimos al mi cuarto, el sol caía por el costado dando de lleno en el ventanal, ella solo corrió los cortinados haciendo que el cuarto se llenara de luz, estaba casi desnuda, paseando su figura cerca de los vidriados, con esa especie de traje de baño casi pornográfico, aun usando esa ridícula gorra con víscera, se aseguró que unos jóvenes estuvieran pendientes al otro lado, nunca supe si fue casualidad o ella lo había programado, pero lo cierto es que al fin tenía su público.

Solo dejó caer lo diminuto que cubría su cuerpo quedando como Dios la trajo al mundo, me sentí cohibido puesto que ella proponía eso, coger ante la vista de esos mocosos…

Tres chicos se apiñaban en el balcón, como moscas peleaban por el mejor lugar, escuchaba con nitidez ‘van a coger!’ ‘van a coger!’, y ese era el juego de Giovanna, tomarlo o dejarlo…

Ella vino a mi lado empezó a besarme cálidamente, sus labios sabían a miel, sus ojos a pecado, sus curvas a perdición, sus pezones desnudos duros como piedras, exquisitos, subió un poco solo para dejarlos a la altura de mi boca, ofreciéndomelos en bandeja, empecé a lamerlos, apenas pasando la punta de mi lengua por ellos, llenándolos de saliva, no extendiéndome mucho más de esas perfectas aureolas.

Giovanna parecía perderse, parecía naufragar, tomo mis manos con las suyas y me invitó a recorrer su cuerpo, sus valles, sus montañas, sus mares, ella gemía, es más, ya estaba gritando, no podía creer una mujer tan sensible, sentí en mi boca un primer orgasmo, tan solo lamiendo sus senos, tan solo por sentirse observada…

Llevé los dedos a su vagina mientras besaba su cuello y su hombro derecho, comprobé sus jugos chorreados por sus piernas, jugué un poco, llevé sus flujos por su clítoris y por su pubis depilado, me gustaba hacerlo, ella se contorsionaba con cada toque íntimo, como si mis dedos tuvieran electricidad…

Bajó entonces entre mis piernas, diablos, no podía conseguir una erección, los chicos de frente gritaban tantas cosas que solo no podía concentrarme, para mí era un maldito castigo, pero Giovanna parecía estar en el paraíso, mas groserías le gritaban más perra se ponía, mas gritaba, aullaba…

Trató de chupármela, pero nada pasaba conmigo…

Entonces cambiamos, me hizo recostar y ella vino sobre mí, acomodándose en un perfecto sesenta y nueve, mi sexo y su rostro dando de pleno al ventanal, y yo sobre la cabecera bajo su enorme trasero.

Que decir, mis ojos se llenaron con esas nalgas enormes y bronceadas, sus labios suaves y deliciosos, su clítoris hermoso chorreado es sus propios jugos, y su anillito marrón tan excitante a la vista…

Solo empecé a lamer, todo, su exquisito sabor a mujer, mezclando con mi saliva sus jugos calientes, llevándolos a su esfínter, hundiendo mi lengua en él, tan permeable…

Giovanna solo gritaba al otro extremo, apenas se callaba cuando metía mi verga dura en su boca, al fin había logrado una perfecta erección, la sentía chupar con esmero mi glande, masturbándome, tirando mi cuero tan abajo que parecía matarme, apretando mis bolas entre sus manos, todo en suma armonía…

El placer que me daba era tan grande que solo no podía seguir, así que dejé de lamer, solo me llené la vista y la dejé que me chupara, que hiciera lo que quisiera, sus gemidos y los gritos incesantes de los chicos de frente era todo lo que recibían mis oídos, colé dos dedos en su concha y los revolví en espiral un buen rato, luego los saqué, embebidos y se los metí en el culo, casi sin resistencia. Metí entonces el pulgar en su concha y parecía acariciarme a mis mismo, los dedos que estaban a un lado y a otro.

Cambió nuevamente, giró sobre si misma y me dijo

Cogeme… quiero tu verga…

La tomó entre sus dedos y la condujo a su hueco, entró hasta el fondo, tengo una buena verga pero ella tenía una mejor concha, empezó a cabalgarme, como una potra, enceguecida, más y más, gritaba, como gritaba, mis manos posaban en su maldito culo, sus tetas enormes saltaban rítmicamente, tan sexual… cada tanto yo me prendía en ellas, en una, en la otra, estaba al límite de mi resistencia, ella se moría en orgasmos y me rogaba que la llenara de leche…

Lo sentí venir, ella también, mi verga solo se endureció más, ella aceleró el ritmo, exploté en su interior, mi glande acariciando las paredes de su vagina, fue perfecto…

Ella se dejó caer sobre mí, en una pequeña pausa, los chicos aplaudían, me estiré para ver sobre su cuerpo, los malditos estaban filmando! perturbado le dije

Giovanna… Giovanna… esos mocosos están filmando!!!

Contrariamente a lo pensado esto volvió a encenderla, que demonios pasaba con esa mujer? Levantó un poco sus caderas haciendo que nos desacopláramos, mi verga estaba aún un tanto rígida, envuelta en mezclas de flujos y semen, su vagina entonces pareció escupir todo lo que yo había dejado en ella, sobre mi sexo, empezó a reírse, se mordió el dedo meñique con picardía y giró nuevamente…

Otra vez a jugar, empezó lamer todo el semen, a lamer mi verga, a dejarlo caer una vez, volver a empezar, pareció detener el tiempo en ese momento, solo jugando con la leche que estaba sobre mi cuerpo, no la dejaba de lado, pero tampoco la tragaba, jugaba como un gato juega con un ratón, todo en una magistral actuación para la cámara.

Cuando se cansó del juego, solo bebió hasta la última gota, pasando su lengua en una forma muy sexi por mi vientre, por mi pubis y por mi pija…

Estaba ya bastante oscuro, casi no podía ver al otro lado, los chicos eran apenas siluetas en el comienzo de la noche, y que idea tuvo ella? encender la luz de la habitación, perra…

Había logrado encenderme nuevamente, ella era un tornado que arrasaba todo a su paso, volvió a cabalgarme, con una pierna a cada lado, comiéndose nuevamente toda mi verga, solo que ahora me daba la espalda, su frente, su rostro se dirigía al ventanal, me dolió, pero asumí que en verdad no le interesaba hacer el amor conmigo, en verdad ella estaba actuando para esos mocosos afortunados…

Giovanna sacó mi verga de su concha y la cambió de agujero, era turno de su culo, a ella le encantaba que se la diera por el culo, decía que se sentía sucia, perra, y obviamente yo no iba a discutirle…

Entró por completo, hasta la base, tan apretadito…

Se dejó caer lentamente hacia atrás, recostando su espalda en mi pecho, ambos mirando al techo del cuarto, solo giraba su rostro para buscar juntar nuestros labios, levantó ambas piernas hacía atrás haciendo que la trabara con mis brazos.

Imagino lo que filmaban esos chicos, esta perra toda abierta, con la concha depilada, masturbándose, metiéndose sus dedos en su hueco, gritando como poseída mientras su partener se la daba bien por el culo…

Cuando estuve por acabar solo hizo que la sacara y para que lo hiciera sobre su sexo, la leche saltó por toda su concha, por su culo, que placer…

Me pareció escuchar entonces que alguien tocaba suavemente la puerta, paré todo y la hice a un lado, le dije que se callara y agudizamos nuestros oídos, pasaron unos minutos y si, volvieron a golpear, con un poco más de insistencia, estaba impresentable, me acomodé un poco los cabellos y me asomé tímidamente apenas entreabriendo la puerta, una joven al otro lado, empleada del complejo, con suma vergüenza, sonrojada y mirando al suelo, me comento que dado que no atendíamos el teléfono de la habitación la mandaban a reclamar ‘por los ruidos’ del lugar, que era un sitio ‘para familias’ y que los huéspedes se estaban quejando…

Pedí las disculpas del caso, maldije a Giovanna, siempre como hombre tenía que poner la cara y dar excusas por lo que ella hacía como mujer…

Decidí que era suficiente, cerré los cortinados, y me fui a duchar, ella fue a su cuarto y quedamos en encontrarnos para bajar a cenar.

Fui a cenar cerca de media noche, ella me pidió que me adelantara dado que aún no estaba lista, tomé una mesa a un costado, observé el panorama, entre la gente encontré al grupete de adolescentes y obviamente a esos chicos del balcón, me sentí fatal, con una vergüenza terrible, me puse rojo como tomate, pero que mierda…

Minutos más tarde apareció ella, pero qué diablos le pasaba a esta mujer? con sus cabellos sueltos, un bandoux celeste en el que se remarcaban sus pezones y un short de licra blanco tan apretado y pequeño como puedan imaginar, tan metido en la concha que se hacía evidente que ni siquiera usaba ropa interior…

Y nuevamente, obviamente, fue la reina del lugar, centro de miradas, yo solo quería morirme…

Esa noche, en esa mesa pensé muchas cosas… repasé todo, mientras Giovanna se veía feliz y exultante acaparando todas las miradas y comentarios, sin importarle cuan perra se veía, ella era así, siempre sería así, me había enamorado como un tonto de esa puta, pero que hermosa puta…

Y para mí era solo dejarla o aceptarla como era, ella me llevaría al cielo y al infierno, ella me haría tener el mejor sexo de mi vida pero también estaría en el ostracismo de una permanente humillación…

Como termina la historia? fácil… yo conté mis planes, pero mis planes no eran sus planes. Ese tonto video que habían filmado los chicos al otro lado del cuarto pasó de mano en mano, se viralizó, se hizo popular, todos hablaron en un tiempo del video prohibido de Giovanna Toti, cosas de la vida, lejos de terminar con su carrera ese video la llevó al estrellato, pronto quedé a un costado, segundo plano, pasó de puta a señora en un abrir y cerrar de ojos…

Se cruzó con un futbolista de renombre, otra más que miró el peso de la billetera, se casaron con una lujosa fiesta, salió en la tv y fue tapa de todas las revistas.

Su marido fue transferido a Italia, cosas de la vida, hoy vive en su país natal, ya no es mi putita, ahora es ‘la señora de…’

Si te gustó la historia y eres mayor de edad puedes escribirme con título ‘Giovanna Toti’ a [email protected]

(10,00)

Online porn video at mobile phone


relatos eroticos playa nudistarelatos eroticos dfrelatos eroticos menoresrelatos de incesto y amor filialsexicuentostop relatosrelatos lesbicostg historias en espanolrelato hotrelatos de incesto familiarcuento relatosrelatos eroticos orgia familiarrelatos eroticos 2017sexo con madurarelatos eroticos de mujeresrelatos eroticos escritosrelatos taburelatos eroticos buenosrelatos de incetorelatos porno travestisrelatos eroticos ginecologosrelatos eroticos de madurasrelatos eroticos de transexualesrelatos para masturbarserelatos eroticos xxx gaytodorelatos filialrelatos eroticos en transporte publicorelatos eroticos triosincesto relatorelatos eroticos mujeresrelatos eroticos violadatravestis penetradoscuentorelatos pornorelatos eroticos milfcuento relatos eroticostelatos eroticosrelatos eroticos primitarelatos eroticos de infidelidadesrelatos eroticos gay gratishistorias eroticas realesrelatos reales de incestorelatos eroticos para mujeresrelatos eroticos de transexualesrelatos erticosrelatos eroticos infielrelatos erotivoscuentorelatos.comrelatos eroticos los mejoresrelatos sobrinarelatos travestisrelatos eroticos eliterelatos eroticos hijopaginas de relatos eroticosrelatos eroticos de mujeresrelatos eroticos de borrachasrelatos eroticos 2018mex pornorelatos eroticos con menoresrelatos eroticos de jovencitasrelatos eroticos de hombresel mejor sexo analrelatos eroticos de violacionrelatos eroticosrelatos de incesto madre e hijocuentos de amor filialrelatos eroticos cornudorelatos masturbacion masculinarelatos eroticos de transexualescuento relatos eroticosrelatos porno esposasrelatos eroticos esposas infielesrelatosde incestoincesto relatorelatos eroticos maestrarelatos eroticos primera vez